Mascotas para niños, los mejores compañeros de juego

Dicen que el perro es el mejor amigo del hombre, pero también de los niños y hasta se pueden convertir en los mejores compañeros de juegos para ellos. Pero eso no es todo, también las mascotas pueden ser incluso beneficiosos para niños que sufren o padecen alguna enfermedad. Tener una mascota es una experiencia muy gratificante.

Está demostrado que los niños que tienen una mascota en casa, son más sociables y se vuelven más responsables. Otro de los beneficios es que pueden prevenir las enfermedades, siempre con el cuidado y la responsabilidad de que las mascotas son seres vivos, que hay que cuidar, atender y darles mucho cariño, para ellos eso es suficiente.

Si habéis decidido que vuestros hijos tengan una mascota, tenéis que tener claro e informaros de todas las necesidades y cuidados que va a necesitar vuestro nuevo miembro de la familia. También debéis escoger qué tipo de mascota queréis y la raza. Así que os vamos a explicar un poco más detalladamente qué mascota es más recomendable para vuestros hijos, como compañeros de juego.

El perro, una de las mejores mascotas para niños

shutterstock_176102933

Si le preguntamos a un niño qué animal prefiere, seguramente que la respuesta sería “un perro”. Y es que hay siempre una conexión muy especial entre los niños y los perros. Son los perfectos compañeros de juegos y además se les puede enseñar muchas cosas, como que se siente, te de la patita, etc. Esto produce muchas satisfacción a los niños.

Los perros son muy cariñosos y agradecidos, además el jugar con ellos es como un premio. Les encanta jugar a que le tiren la pelota e incluso al escondite. Particularmente conozco el caso de un mastín, que le encantaba que la niña le pusiera su cadena y tirar de ella mientras tenía sus patines, tanto la niña como el mastín, disfrutaban de lo lindo.

Hay muchas actividades que tanto el perro como el niño pueden disfrutar juntos. Pueden jugar con los juguetes de la mascota a esconderlo y que el perro los encuentre, después se le premiará con alguna galleta especial para ellos. No hace falta comprar los juguetes, el niño los puede fabricar y eso le dará más satisfacción. Se agarra una pelota de tenis y se mete en un calcetín limpio, se anuda a los extremos y el niño puede jugar con el perro, cada uno tirando de un extremo.

En cuanto a la elección de la raza del perro, es conveniente consultar, cuál sería la más apropiada para los niños, dependiendo de las necesidades. Según los expertos el labrador retriever, es una raza muy recomendable para los niños, suelen ser muy cariñosos, fácil de educar y es muy utilizada con niños y personas invidentes, además para distintas terapias.

Pero hay también otras razas de perros que son muy cariñosos con los niños y que son estupendos compañeros de juego, es el caso de los beagle, son muy dóciles e inteligentes. El mastín aunque es una raza grande de tamaño, son muy niñeros y les gusta jugar.

Otros compañeros de juego para tus hijos

niña con conejo

El gato puede ser otra de las mejores mascotas para niños. Pueden ser muy cariñosos e incluso jugar con ellos, además de no necesitar tantas atenciones, como por ejemplo un perro, que hay que llevar a pasear. El gato se puede quedar tranquilamente en casa. Hay que tener un especial cuidado con ellos, porque cuando no quieren jugar o que se les acaricie, hay que dejarlos, ya que se pueden molestar.

Cada vez los padres eligen un conejo como mascota para sus hijos, ya que ocupa poco espacio, son bastante limpios y no requieren de mucho mantenimiento, aunque hay que darles algunos cuidados. Es muy tierno ver a los conejitos detrás de los niños saltando y hasta jugando con la pelota. El conejo puede ser una opción como compañero de juego para los niños.

Algunas recomendaciones

Tenemos que educar a los niños y hacerles entender que las mascotas son seres vivos, que necesitan cuidados, atenciones, cariño y también ser responsables con ellos. Los niños deben sentirse que son los cuidadores de las mascotas, aunque los papás estén siempre pendientes de todos. Que se aseguren de darle la comida, que siempre tengan agua en su platito, enseñarles a los niños cómo jugar con sus mascotas, etc.