Mascotas adoptadas: la mejor forma de hacerlo

Si deseas tener un perro o un gato, la mejor decisión que puedes tomar es optar por un animal que ha sido abandonado. Pero ten muy presente que esa decisión debe estar acompañada de un alto grado de responsabilidad para con las mascotas adoptadas.

El compromiso de adoptar un animal

cachorros perro

La adopción de una mascota implica un gran compromiso de tu parte. Recuerda que el animalito ya ha sido abandonado y no debería volver a pasar por la misma experiencia traumática. Por tal motivo, antes de tomar la decisión de adoptar, evalúa bien todo lo que conlleva hacerse cargo de una mascota.

Partamos de la base de que los perros, los gatos y otros animales domésticos no son juguetes. Por eso, se debe tener bien en claro que son seres vivos que no pueden usarse y tirarlos cuando, por ejemplo:

  • Nos aburrimos
  • Ya no son tan divertidos como cuando eran cachorros
  • Están enfermos o viejos
  • Ladran o maúllan demasiado
  • Rompen cosas o hacen sus necesidades en cualquier sitio
  • Se volvieron de un tamaño demasiado grande al crecer
  • Están preñadas

Ten en cuenta que las causas de abandono aquí mencionadas no son culpa de los animales, sino de dueños que no supieron o no quisieron ocuparse debidamente de sus mascotas.

Tener mascotas adoptadas es la mejor decisión que podemos tomar. Sin embargo, darle a animales que han sido abandonados la oportunidad de tener una buena vida implica un alto grado de responsabilidad de nuestra parte.

Responsabilidades que debemos tomar con las mascotas adoptadas

Entonces, antes de decidirte a tomar un compromiso que, si eres realmente responsable es para siempre, ten muy presente que deberás, según los casos:

  • Proveerle alimentación adecuada para cada etapa de su vida y de acuerdo a su tamaño y peso
  • Llevarlo al veterinario de manera periódica para evaluar su estado de salud, vacunarlo y desparasitarlo
  • Pasearlo y jugar a diario
  • Acondicionarle un espacio cómodo para su descanso
  • Socializarlo y entrenarlo
  • Esterilizarlo (si no lo hicieron en la protectora antes de entregártelo)
  • Bañarlo y cepillar su pelaje
  • Encontrar quien lo cuide cuando te vayas de vacaciones (o llevarlo contigo)

Además debes considerar:

  • Gastos extras a causa de emergencias veterinarias
  • Si cuentas con suficiente espacio en tu vivienda para que el animal, el resto de la familia y tú se encuentren cómodos
  • El tamaño que puede alcanzar la mascota cuando llegue a su edad adulta
  • Si todo el grupo familiar está de acuerdo en la adopción y se hace también responsable del nuevo habitante de la casa
  • Si no se puede generar algún tipo de inconveniente con los vecinos

Una nueva oportunidad

Darle a un animalito una oportunidad de tener una buena vida es una acción muy loable. Y ten por seguro que tu mascota sabrá agradecértelo con creces.

Y que todo el cariño que un animal tiene para darte, supera los inconvenientes que pueda llegar a ocasionarte.

Así que si estás convencido de que puedes asumir las responsabilidades que implica hacerte cargo de una mascota, no lo dudes más y ve a un refugio o protectora en busca de tu nuevo amigo.

Allí puedes pedir asesoramiento para que te ayuden a encontrar la mascota que más se adecue a ti y a tus disponibilidades.

Qué hacer cuando encontramos un animal en la calle

perro en la calle

También puede suceder que te encuentres con un perro o un gato en la calle y decidas traerlo a tu casa. En estos casos, primero debes averiguar si está perdido y puedes regresarlo a sus dueños.

Si compruebas que el animal fue abandonado y quieres realmente  quedarte con él, llévalo al veterinario para evaluar su estado de salud, desparasitarlo y combinar un calendario de vacunación.

Si actuaste solo por impulso y la realidad te dice que no podrás hacerte cargo de manera debida del animalito, no vuelvas a dejarlo en la calle. No lo sometas a ese sufrimiento otra vez.

Trata de conseguirle un buen hogar entre amigos, familiares o allegados. O recurre a un refugio donde sepas que lo cuidarán bien y harán todo lo posible para buscarle dueños responsables que lo quieran.