Luchamos contra cálculos urinarios en perros y gatos

Los animales sufren de cálculos renales y  urinarios muy similares a los encontrados en los seres humanos.

La mayoría de estas piedras se componen de sales minerales, formadas por elementos comunes que se encuentran en nuestros cuerpos, calcio, magnesio, amonio, fósforo y carbonatos. Su composición y consistencia son similares a la de la piedra caliza.

A continuación compartimos algunos datos sobre los cálculos urinarios en perros y gatos para que sepas cómo se pueden evitar.

¿Qué causa los cálculos urinarios en perros y gatos?

gato mau egipcio

Existen  varias cosas que contribuyen a la formación de cálculos en las vías urinarias. Una de ellas es la concentración de demasiadas sales minerales en la orina. Muchas bacterias descomponen la urea de la orina en amoníaco y, al hacerlo, alcalinizan la orina.

Ciertas razas de perros y gatos son susceptibles a las piedras de diferentes composiciones. Estas piedras se forman debido a que las sales de aminoácidos y uratos que se producen en la sangre de estos animales es demasiado alta en cuanto a su concentración. El ejemplo más conocido son aquellas que se forman en los Dálmatas.

Según muchos especialistas, a día de hoy, aún no se sabe por qué algunos perros forman cálculos y otros, sin embargo, no lo hacen. La deshidratación, por ejemplo, podría ser una de las causas, ya que incrementa la concentración de minerales en la orina y puede aumentar la formación de cálculos.

Las hembras de todas las especies son más susceptibles a las infecciones del tracto urinario y piedras debido a que su uretra es más corta. Otros perros y gatos nacen con defectos en su  mucosa que los hacen más susceptibles a la infección del tracto urinario.

¿Cuáles son los síntomas de las piedras en el tracto urinario?

perro y gato

Los dos signos más comunes de cálculos en la vejiga son dolor al orinar y restos de sangre en la orina. La sangre en la orina o hematuria se produce cuando las piedras irritan el revestimiento de la vejiga, que es muy sensible, y  causan un sangrado.

El revestimiento de la vejiga inflamada es bastante doloroso ya que, cuando los animales hacen sus necesidades, por allí pasan pequeñas piedras. Las mascotas con cálculos en la vejiga intentan orinar con demasiada frecuencia. Se colocan en cuclillas y  tratan de hacer sin éxito aparente. La orina puede ser tener color oscuro como el vino tinto.

Cuando orinan, la cantidad es pequeña. En medio de esta rutina estos animales están inquietos. Caminan en una posición agachada. Los propietarios pueden malinterpretar estas señales y asumir que la mascota está estreñida.

Sin embargo, si palpan el abdomen de estos perros o gatos, podrán sentir pequeñas piedras en la vejiga como si fueran canicas.

Si no llevas a tu animal inmediatamente con su veterinario, las piedras pueden bloquear la uretra, el tubo que va desde la vejiga hasta el pene o la vagina.

Cuando esto sucede, la orina se acumula en el cuerpo causando la uremia, la depresión y los vómitos. La vejiga se extiende varias veces su tamaño normal e incluso puede explotar. Puede tomar varias semanas para que el problema se solucione y el tamaño de la vejiga regrese a la normalidad.

A pesar de estos cambios, los perros y gatos con piedras no suelen presentar fiebre alta. Sin embargo, los análisis de orina en estos animales suelen mostrar sangre y células blancas.

Las bacterias también pueden estar presentes en la orina. Cualquier infección del tracto urinario que se repite con frecuencia en tu mascota debe ser revisada cuidadosamente para detectar la presencia de piedras en la vejiga.

Estas piedras son porosas y causan infecciones que, si no se tratan a tiempo, pueden ser muy graves.

Para disolver estas piedras, lo más recomendable es alimentar a tu pequeño amigo con dietas bajas en proteínas y seguramente se administrará un fármaco, alopurinol, que reduce la cantidad de ácido úrico que produce el cuerpo.

Si no se disuelven, habrá que intervenir quirúrgicamente y realizar una cistostomía. A veces este tipo cirugía puede acabar con el problema rápidamente.

¿Cómo se puede prevenir la reaparición de piedras?

Lo mejor es que tu mascota tenga acceso a agua limpia y fresca.

Las dietas ricas en cereales y verduras producen orina alcalina, lo que permite que se formen ciertas piedras. Por eso, trata de que tu pequeño amigo consuma un pienso de calidad.