Los perros no beben el agua, la ‘muerden’

Los animales tienen cientos de peculiaridades que nos hacen reír o que despiertan nuestra curiosidad. Sin duda, es una parte de nuestra convivencia con ellos que nos encanta. Si pensamos en nuestras mascotas, fíjate que los perros no beben el agua y tienen su particular forma de comer, de acostarse, de rascar el lugar donde posarse, nos encanta y nos hace la vida un poquito más alegre.

Pero una peculiaridad que no se puede negar es la forma que tienen nuestros amigos más fieles de beber agua. Y aunque se han hecho observaciones y se han dicho muchas cosas sobre esta particularidad, ya hay un veredicto confirmado al respecto de cómo nuestros perros beben agua.

Estudios confirman que los perros no beben el agua

pastor aleman bebe agua

Es posible que como yo, cuando has leído la expresión “morder el agua” hayas recordado a un enólogo o catador de vinos que “mastica” el vino. Bueno, así de especiales y de refinados son nuestros canes.

La Universidad Estatal de Virgina en Estados Unidos ha realizado una investigación basándose en otras anteriores y han descubierto algo nuevo.

Estudios tomados como base

En 1939, Edward F. Adolph investigó sobre qué cantidad de agua ingerían los perros en cada chupada llegando la conclusión de que esta estaba entre los 2 y los 5 mililitros.

Más tarde, Alfred W. Comptom, quiso deducir con qué parte de la lengua los perros atraían el agua hasta su boca. Después de su investigación concluyó que estos inteligentes animales recogían el agua con la parte inferior de la lengua y de ese modo la llevaban hasta la cuenca de la boca desde donde la tragaban.

Ambos estudios fueron clave para determinar de qué manera beben agua nuestros amigos, llegando a la conclusión de que los perros muerden el agua.

Conclusiones que demuestran que los perros muerden el agua

Durante tiempo se creyó que los gatos y los perros bebían del mismo modo. Tal vez a simple vista pudiera parecerlo, ya que ambas especies utilizan la lengua como instrumento debido a su incapacidad para succionar. Pero cuando realizaron esta investigación y compararon ambas formas de beber, se dieron cuenta de que son totalmente diferentes.

El perro, a diferencia del gato, tiene un movimiento de la lengua mucho más rápido y acelerado. Los gatos atraen con su lengua el agua hasta su nariz y esta desliza hasta llegar a su boca. El canino, sin embargo, forma una especie de cuenco o cuchara con su lengua en la que recoge el agua que luego lleva hasta su boca.

Este movimiento rápido forma una especie de pequeña cascada que le permite llevar mayor cantidad de agua a su boca. Cuando el liquido elemento llega hasta ahí es cuando los perros muerden el agua, impidiendo que salga al exterior.

La importancia del agua para los perros

perro comiendo

Es interesante haber aprendido hoy que los perros no beben el agua, sino que la muerden. A partir de ahora en muchos hogares oiremos la expresión “voy a ponerle agua al perro para que la muerda”.

Bromas aparte, al igual que para nosotros, el agua es un elemento esencial y vital en la vida de tu perro. Es algo que en ningún momento puede faltarle. Especialmente en estos casos:

  • Después de hacer ejercicio.
  • Mientras paseáis juntos bajo el sol.
  • Cuando regresa de hacer sus necesidades.
  • Durante la noche.

Debes estar seguro de que el recipiente con agua de tu mascota está en un lugar fresco y que siempre se mantiene limpia.

No es necesario ponerle agua fría al animal por mucho calor que haga, ellos están preparados tanto para el frío como para el calor, solo necesitará agua limpia en bastante cantidad y no calentada por el sol. ¡Deja que tu perro muerda el agua todo el tiempo!