Por qué a los perros les gusta tanto la nieve

Si vives cerca de una zona de nieve y has llevado a tu perro, habrás notado que se vuelve loco jugando con ella. Se revuelca, corre, salta y es posible que incluso se la coma. ¿Por qué les encanta, si para nosotros apenas tocarla y nos morimos de frío?

Está claro que despierta el explorador que cada perro lleva dentro. Además, hace que disfruten como nunca. Veamos qué tiene que los vuelve locos.

La nieve y los perros, un amor descubierto

perra-encontrada-en-la-nieve

Hace años nos costaba entender ciertos comportamientos caninos. Sin embargo, hoy día ya los entendemos y sabemos definir las razones por las que actúan de una u otra manera.

La nieve es un parque de juegos enorme para ellos

Si quieres saber lo que tu perro haría en la nieve, suéltalo y disfruta. Para ellos es un parque sin fin en el que correr y saltar a gusto.

Es diferente porque transforma el entorno en algo nuevo para ellos, y esto les encanta. Como pasa en el caso de los niños, para los perros pisar la nieve por primera vez es una experiencia inolvidable.

Sin duda, estar suelto en la nieve despierta el instinto explorador que tu perro tiene en su interior. Es algo enrome, hermoso y nuevo por descubrir. Esto también impulsa sus ganas de jugar.

También encierra huellas de animales, orina de otros, palitos de árboles… Es decir, un sinfín de secretos que despiertan su curiosidad y les encanta.

Los perros están muy bien preparados para el frío

Todo lo contrario de lo que se cree, un perro, aun cuando no es un husky, está preparado para la nieve. No pasa frío porque el pelo lo protege y sus almohadillas lo soportan a la perfección.

La forma en la que circula su sangre permite que sus almohadillas estén más calientes. Por tanto, también las zonas de sus patas. No solo eso, los perros también tienen la capacidad de activar su metabolismo cuando las temperaturas bajan, haciendo que trabaje a una velocidad mayor. De este modo alejan el frío y mantienen todo su cuerpo más caliente.

No obstante, aunque los perros se sienten cómodos en la nieve y están preparados para ella, hay una serie de medidas que debemos tomar cuando vamos a este manto blanco de la naturaleza.

Precauciones que tomar al ir con perros a la nieve

perro-en-la-nieve

 

A pesar de que los perros estén preparados para la nieve, debemos tomar las siguientes precauciones:

  • Protegerlo del frío. Aunque el pelo es un termo protector natural en los canes, al jugar con la nieve, este se puede mojar y hacer que el animal se enfríe. Por tanto, un trajecito con las características necesarias, impermeable por ejemplo, ayudará a que este día sea más agradable para nuestra mascota.
  • Protege sus patas. Como hemos dicho antes, sus almohadillas y patas se mantendrán calientes. Protegerlas es necesario, pues el exceso de frío podría quemarlas, y si el día está soleado, el reflejo del sol en la nieve también podría quemarlas. Para ello, en tiendas veterinarias podrás encontrar reforzadores que las protegerán. No obstante, si se te ha olvidado y necesitas algo de último momento, puedes usar vaselina que deberás aplicarla varias veces al día mientras estéis en la nieve.
  • Vigílalo. Los perros comen todo lo que encuentran y en la nieve no será menos. Esta podría causarle problemas estomacales, náuseas y vómitos. Por otro lado, también sería muy fácil que se perdiera, particularmente si hay mucha gente.
  • Ten cuidado dónde lo sueltas. Si lo dejas a su aire en zonas cercanas a las pistas de esquíes o de trineos, tu perro podría salir malherido y otras personas también.