Los mejores trucos contra el mal olor del arenero

Si tienes un gato, seguramente ya sabes lo limpio que son estos animales. Además de pasar gran parte del día limpiándose, es su arenero el único lugar en donde hacen sus necesidades, a menos que se sientan molestos por algo. Muchas veces su caja de arena despide malos olores. Esto puede deberse a varios factores. Más allá de que puedas estar acostumbrado al olor, para tus invitados puede ser molesto, así que te damos los mejores trucos contra el mal olor del arenero.

Revisa la caja de manera regular

Trata de revisar y limpiar su caja diariamente. Esto reducirá de manera notable el olor. Si tienes más de un gato o si tu gato va frecuentemente a su arenero, haz esta inspección y limpieza dos veces al día. Recuerda que cada vez que limpies su caja, debes rellenar con algo más de arena, pues eso mantendrá en nivel óptimo del arenero y cubrirá los residuos que no pudieras haber retirado.

Limpia la caja y reemplaza la arena al menos dos veces al mes

arenero

Aun cuando mantengas limpio el arenero todos los días, siempre hay pequeños residuos que quedan entre los granos de arena. Estos, con el tiempo, desarrollan bacterias que además de generar malos olores, pueden también ocasionar problemas de salud en tu gato o en miembros de tu familia. Es por eso que es recomendable que cada quince días, laves el cajón con agua tibia y jabón -podrás usar cloro para una desinfección más profunda- y lo dejes un par de horas al aire libre. Una vez esté seco, coloca arena nueva. Tu gato te lo agradecerá y notarás una disminución notable, de los malos olores.

Cambia la caja cada año

Con el uso, las garras de tu gato irán dejando marcas en el fondo de su caja de arena. Estas brechas son de difícil acceso, con lo que será complicado que puedas lograr una limpieza y una desinfección completa del fondo. Es en esos lugares en donde se irán acumulando las bacterias que generan mal olor. Si puedes, cambia cada año la caja de tu mascota, para evitar que esto suceda. El cajón que deseches, no la tires a la basura: dónala a un refugio en donde estos objetos siempre son bien recibidos.

Intenta con desodorantes para el arenero

arenero gato

Puedes utilizar un poco de bicarbonato de sodio o desodorante para la caja de tu gato. No utilices mucho desodorante, pues es muy probable que tu gato deje de usar la caja. Ten en cuenta que es su olor lo que lo atrae a la caja y que si no lo distingue, quizás no la utilice. Puedes rociar ligeramente el arenero con el producto desodorante cada vez que la limpies.

Utiliza arena que neutraliza los olores

Hay muchísimos productos a la venta que neutralizan los olores. Puedes probar entre ellos para ver cuál es el que tu gato prefiere, pues puede pasar que tu mascota no se sienta cómoda con determinados productos. Hay variedad de materiales y precios y todos los productos se pueden adquirir en cualquier tienda especializada, están probados que son seguros para tu mascota. Será solo elección de tu gato la que determine qué arena puedas usar.

Coloca el arenero en un área ventilada

Uno de los principales errores que se cometen es colocar el arenero en lugares cerrados para que no se vea. Lo único que se consigue con eso es que los olores se concentren, tanto en la caja como en el lugar donde la coloques. Además, si a tu gato no le es muy agradable el lugar, es muy probable que busque uno en donde se sienta cómodo. Coloca su arenero en un rinconcito que esté ventilado e iluminado naturalmente. En caso de que tengas una terraza, un patio o un balcón, procura que esté al resguardo de la lluvia, pues muchos productos se aglutinan con la humedad y puede que por mantenerlo al aire libre, eches a perder el producto.

La mejor manera de mantener tu casa libre de olores es la higiene. Ya sea en un espacio abierto o cerrado, el que mantengas limpia la caja de arena de tu gato es la mejor solución a los malos aromas y a posibles problemas de salud.