Los gatos desafían a la gravedad al beber

A diferencia de los perros, los gatos al beber lo hacen de una manera elegante y nunca se manchan. Esta forma ha despertado la curiosidad de muchos, lo que ha llevado a estudiarlo de manera científica. Se dice que los mininos desafían a la gravedad.

Veamos los estudios que lo confirman y cómo llegaron a esta conclusión.

La manera de beber de los gatos desafía la gravedad

En el Instituto de Tecnología de Massachussets se juntaron varios investigadores para saber la respuesta de por qué los gatos beben como lo hacen.

gato fuente agua

Aunque en principio se creía que los gatos ponían la lengua en forma de J para beber, después de analizar unos vídeos de alta velocidad, se dieron cuenta de que la única superficie de la lengua del felino que tocaba el agua era la superior.

Y entonces se descubrió que los gatos tienen una técnica para beber que no descompone el líquido. Cuando toca el agua con la lengua, la retira de manera rápida para acto seguido cerrar la boca. Esto hace que se cree una columna de agua que acaba en las facues del felino.

¿Por qué sucede esto? Por la gravedad que intenta mantener el líquido en el cuenco y la inercia del movimiento creado por el gato. Esto sucede porque los mininos tienen la capacidad de mover la lengua 4 veces por segundo y beber 0,1 mililitros en cada sorbo.

Gatos versus perros

Esta forma que tienen los gatos de beber evita que se manchen, pues lo hacen de forma ordenada y limpia. Esto es muy diferente a cómo lo hacen los perros, que llenarán todo el suelo alrededor del bebedero de agua y se irán babeando por todas partes.

Los perros, a diferencia de los gatos, sí hacen una J con su lengua que consigue almacenar el agua que necesitan y que son capaces de beber en cada trago. Este método no es tan limpio y siempre gotea algo, muy diferente a cómo lo hacen los felinos.

El movimiento de los felinos es tan rápido que es imposible que una sola gota vaya fuera de su lugar. ¿Recuerdas el truco del mantel? Hablamos de ese en el que llega un experto haciéndolo y tira de un mantel sin importar lo que haya encima de él y es capaz de con un movimiento rápido traer el citado mantel y dejar el resto en la mesa. Pues algo así ocurre en el caso de los gatos.

Otras curiosidades sobre los gatos

Siempre se ha tenido a los gatos por animales misteriosos y lo cierto es que aunque cada vez logramos entenderlos más aún esconden muchos secretos y están llenos de curiosidades que nos llaman la atención. Te confesamos algunas:

acariciar a un gato

  • Pasan dos tercios del día durmiendo. Si el día se fusionara con la noche, a los gatos no les importaría en absoluto. Se podrían pasar todo el tiempo durmiendo.
  • El otro tercio del tiempo la pasan en sus tareas de higiene. Lo cierto es que si miramos a un gato se lame y lame una y otra vez.
  • Reproducen 100 sonidos diferentes. Esto causa otra gran diferencia entre ellos y los canes, quienes son capaces de reproducir solo diez.
  • Les molesta ver algo en su nariz. Tienen un punto ciego hacia esa posición por lo que les molesta enormemente ver algo ahí que les aturde.
  • Odian el agua debido a su piel. Esta no los aísla de manera correcta del agua por lo que no les gusta que los bañen. Hay otras especies de gatos, como los de Asia que tienen una piel más resistente y lo aceptan mejor.
  • No pueden diferenciar sabores dulces. Su lengua no está preparada para ello aunque eso no quiere decir que rechazarán un caramelo ni mucho menos.

Estas son solo algunas curiosidades que queríamos compartir contigo, si recuerdas o tu gato tiene alguna distinta, compártelo con nosotros.