Los gatos de La Alhambra

La Alhambra es uno de los monumentos más emblemáticos de España. Tiene siglos de antigüedad y es cuna de la cultura árabe. Está llena de historia, pues en ella se ocultaban los moros que lucharon contra cristianos que intentaban recuperar sus territorios. Sin embargo, además de todo esto, hay algo que atrae la atención de los millones de turistas que cada año la visitan: los gatos de La Alhambra.

Desde tan solo entrar por la puerta, este castillo de ascendencia árabe oculta cientos de felinos que andan a sus anchas alrededor y dentro de él. ¿Cómo los ven los turistas y trabajadores?

Los gatos de La Alhambra, cuidados y respetados

Uno podría decir que en un monumento a un animal doméstico le pueden faltar muchas cosas. Sería así si La Alhambra fuera un monumento normal. Pero no lo es, pues es un castillo al aire libre repleto de fuentes, jardines, árboles e incluso pequeños ríos. ¡Todo un paraíso para un gato!

Para ellos es su hogar. Caminan por doquier sin pedir permiso y lo mejor, sin ser molestados. Hablamos con una trabajadora del magnífico castillo para que nos explicara el motivo de la presencia de estos felinos y qué hacían para cuidarlos y protegerlos. Esto fue lo que nos contó:

“Su presencia no se remonta a muchos años atrás, aunque no lo creas. Una gatita apareció un día, sin saber de dónde venía. Aunque esto es muy grande, nos dimos cuenta de que distintos trabajadores la veían casi a diario, ¡se había quedado a vivir aquí!

Más tarde apareció un gato. Quizá un amor imposible de la gatita, jajajaja. Antes de que nos diéramos cuenta, teníamos una embarazada en el lugar. Desde entonces no han dejado de aparecer gatitos por todos lados. Y no todos son de camadas, ya que algunos aparecen de repente y ya son mayores.

Cuidamos de los gatitos

Al principio, teníamos una persona encargada de alimentarlos y darles agua. Pero más tarde nos dimos cuenta de que a la mayoría de turistas les encantaban y siempre daban algo de comer a algunos. Con eso y todo, el agua que pueden encontrar entre las cientos de fuentes que hay por el lugar, tienen más que suficiente.

Todos los trabajadores están al tanto de la presencia de estos mininos. Tienen orden de avisar a un responsable en caso de que vean a uno enfermo para darle la atención veterinaria que requiera y que corre a cargo de la empresa.

ciudad-de-los-gatos

Cuando hay bebés gatitos, estamos muy pendientes de que no les falte abrigo y un lugar cómodo en el que puedan estar junto a su mamá. El invierno aquí es muy frío, y pensamos que es una circunstancia en la que necesitan ayuda, y se la damos.

Por otro lado, todo el recinto está lleno de cámaras que a la vez están siendo vigiladas por los guardas de seguridad. Si alguien intenta molestar a uno de los gatos o peor, hacerle daño, será alertado e incluso dependiendo de la gravedad podría ser sancionado”.

Los maravillosos gatos de La Alhambra

Nos quedamos perplejos y llenos de satisfacción de saber que hay personas que velan por el bien de los animales de esa manera. Todo un ejemplo de corazón y humanidad que deberíamos imitar.

Los gatos de La Alhambra ahora se han convertido en un atractivo turístico más. Y son útiles para atraer la atención del público. Sin duda, si este hermoso monumento ya era algo digno de ver, hoy se ha convertido en un protector de gatitos a todos los niveles. ¡Nos encanta!

Si pasas por Granada, no te pierdas una visita al monumento. Incluso postuló para estar entre las 7 maravillas del mundo. Así, a la vez puedes disfrutar de gatitos protegidos y bien cuidados.

Fuente de la imagen principal: www.elbolardo.com