Los gatos son buenos para tu salud cardíaca

Que tener una mascota es buena para la salud, es un hecho conocido por todos. Hoy hablaremos de por qué tener un gato mejora nuestra salud cardiaca.

El corazón es el mayor músculo de nuestro cuerpo. Es el que mueve motivos, sentimientos, y ganas de vivir. Mantenerlo sano es esencial para tener una vida saludable y llena de felicidad, dentro de lo que las circunstancias nos permitan.

Veamos cuáles son las razones por las que tener un gato mejora nuestro corazón y con ello nuestra salud.

Los gatos y nuestra salud cardiaca

persona acariciando gato

Dicen que los dueños de gatos tienen menos probabilidad de sufrir ataques al corazón. Esto está demostrado por un estudio de la Universidad de Minnesota.

Monitorizaron a unas 4500 personas, de los cuales, tres de cada cinco tenían un gato. Lo hicieron durante unos diez años. Fue tiempo suficiente para determinar que los dueños de felinos tenían una salud cardiaca mucho mejor a la de aquellos que no tenían.

Además, sus riesgos de sufrir un ataque al corazón se reducían en un 30%. Pero este no es el único estudio que lo afirma. En 2009 se realizó otro que afirmaba que tener un gato reducía de manera inmensa el riesgo a sufrir enfermedades cardiovasculares.

Otras formas en las que los gatos mejoran nuestra salud cardiaca

Fueron los inventores de la siesta

O eso afirman las leyendas. Los gatos fueron los primeros en dormir y dormir  a cualquier hora del día. Sin duda, hacer lo mismo que ellos, al menos después de comer, mejora nuestra productividad, creatividad, estado de alerta y toda nuestra salud en general. Es bueno para el estrés y por ende, para nuestro corazón.

No aceptan el fracaso

Los gatos siempre descubren la manera de levantarse. Nunca aceptan el fracaso y tener perseverancia en conseguir lo que desean los ayuda a mantenerse vivos. Su ejemplo nos sirve de mucho, pues alguien que consigue lo que desea en la vida, es alguien feliz. Recuerda que alguien feliz tiene un corazón sano.

Te calman los nervios

Hay estudios que señalan que acariciar y escuchar ronronear a un gato es algo relajante que reduce el estrés y la tensión arterial. Esto también rebaja en gran manera el riesgo de contraer enfermedades cardiovasculares.

¿Necesitabas más razones para hacerle mimos a tu gatito?

Te hacen reír

En decenas de ocasiones hemos hablado de lo divertido que es tener un animal. Pero tener un gato, ¡lo es aún más! Su curiosidad por ver y tocar todo los hace meterse en situaciones muy divertidas que nos harán reír y reír sin parar.

Dicen que la risa alarga la vida y mejora la salud cardiaca, ¡otra manera estupenda en la que nuestros amigos felinos nos ayudan!

Incluso hay estudios que demuestran que tan solo ver veinte minutos de videos de gatos haciendo de las suyas reduce nuestro nivel de cortisol y contribuye a una mejor memoria a largo plazo.

Son buenos para la depresión

gato y persona

Acariciar a un gato por varios minutos reduce tu estrés. También mejora tu estado de ánimo y sirve como una distracción muy positiva para aquellos que están deprimidos. Ayudan a tener rutinas, ya sean de ejercicio o de otras, lo cual no solo ayuda a la depresión, sino también al corazón. Un corazón feliz es un corazón sano.

Eliminan el sentimiento de soledad

Un corazón solo es un corazón triste y apagado que puede llevar a tener carencias o no hacer cosas que podrían enfermarlo.

Los gatos son buenos compañeros que saben escucharte, calmar tu soledad y aliviar tu corazón.

Estos son solo algunos beneficios que los gatos aportan a nuestro corazón, pero aún hay muchos más. Si aún no tienes un gato, adopta uno y descúbrelos por ti mismo.