Si llevas a tu perro en bici, sigue estos consejos

Nuestros perros necesitan ejercicio. Este debe ser una parte muy importante en su vida y su desarrollo. Pero a veces encontrar una actividad adecuada para ellos no resulta tan fácil. Una de las más factibles es ir en bici con nuestra mascota al lado.

No obstante, es necesario establecer unas pautas y seguir unas reglas. Así todo se hace de manera segura tanto para nosotros como para nuestra mascota. Veamos los pasos a seguir antes de ir con tu perro en bici.

Ir en bici con tu perro, lo que debes tener en cuenta

Lo primero que debes hacer antes de ni siquiera plantearte la idea de pasear con tu perro en bici es ir al veterinario. Pide que haga un examen a tu mascota para así saber si está lo suficientemente en forma para poder realizar una actividad de esas características.

Es posible que simplemente tu perro no esté en buena forma y se solucione alargando los paseos. O bien aumentando un poco su actividad física para que unos meses esté listo para acompañarte en tus andanzas en bicicleta.

Aunque si tu perro tiene menos de un año o pesa menos de 11 libras, olvídalo, no es apto para hacerlo. Veamos qué más debes hacer:

ejercicio perro

Prepárate

Hombre previsor vale por dos, dice el dicho. Por ello, no montes en bicicleta sin casco y rodilleras y un chaleco reflector que permita a los demás automóviles que os vean a ambos.

Tampoco olvides llevar agua, no solo para ti, sino también para tu mascota. Recuerda tu móvil, tu identificación y un tubo de respuesta con su bomba por si sucede un pinchazo.

Prepara a tu mascota

No es fácil enseñar a un perro a mantenerse cerca de la bicicleta sin meterse entre las ruedas o sin lanzarse hacia un coche. Aunque muchos optan por ponerle la correa y tirar de ella o incluso atarla a la bicicleta, esta no es la mejor opción. La correa podría enredarse con la cadena, con los radios o hasta ahorcar a tu animal.

Es necesario que te surtas de un buen equipo adecuado para la ocasión. Este podría ser, por ejemplo, un arnés acolchado y no muy largo para que el perro no pueda irse hacia los coches. Además, deberá ir atado a un soporte que estará colocado en la bicicleta.

Si puedes, compra el arnés reflectan para que tu perro sea visible a todos y puedan evitarse atropellos. Si no lo encuentras, hay collares con luces intermitentes que también pueden servir.

Valora la opción de tener un remolque pequeño para bicicletas. Si te gustan los paseos muy largos, quizá tu perro no está al 100% para el regreso y necesite que lo lleves. Cargarlo en brazos es peligroso; un pequeño remolque solucionará el problema.

Entrena al perro

Como hemos dicho antes, será fácil que el animal no te siga o que quiera ir para otro lado. Así que es importante entrenarlo para que lo haga.

Lo primero que debes hacer si el perro no está acostumbrado a ir en bici es que se habitúe a ella. Deja la bicicleta en el suelo y permite que tu can la explore y la huela. Luego, acompáñalo para que se sienta más cómodo. Si lo acaricias y lo mimas mientras estáis junto a ella, el animal lo relacionará con algo positivo.

Mientras dais vuestros paseos normales, lleva la bici, pero sin subirte, y a tu perro con su correa. Móntate de vez en cuando en trayectos muy cortos para ver cómo reacciona el animal y que se vaya acostumbrando a seguirla.

Enséñale órdenes

paseo perro

Es imprescindible que antes de largos paseos en bici con tu animal ya sepa obedecer órdenes básicas como las de detenerse, correr, seguirte, girar o dejar algo que haya cogido.

Esto será algo que deberás enseñarle antes de vuestros paseos.

Elige el lugar

Deberás buscar un lugar tranquilo y poco transitado para que los peligros sean los mínimos posibles. Es mejor que la calzada sea buena, llana y sin muchos baches. Aunque te encante ir en bicicleta por la montaña, este escenario no será el ideal para que tu perro comience en esta disciplina.

Y sobre todo, no corras demasiado. Ve despacio e incrementa velocidad según la actitud de tu perro te vaya marcando.