La niña de doce años que consiguió andar gracias a su perro

Una chica con movilidad reducida consigue andar gracias a su inseparable perro. Hay grandes historias que nos conmueven a todas. Esta es la de la niña que aprendió a caminar y recuperó su sonrisa junto a su gran danés.

La niña se llama Bella y su perro George. Ella tiene 10 años y el Síndrome de Morquio. Por esta enfermedad, solo se podía mover en muletas o en silla de ruedas.

No era capaz de coger nada, y dependía siempre de otra persona.

Lo que sucedió fue que conoció a George, un Gran Danés que le asignaron en el Proyecto de Perros de Servicio. Con este nuevo amigo, la vida de la niña cambiaría para siempre.

La niña que no podía caminar

A causa de su enfermedad, Bella no podía caminar. Este mal provoca un desarrollo anormal de huesos, tórax en forma de campana, estatura baja y piernas en forma de equis.

Los médicos aconsejaron a la niña que utilizara muletas. O bien que se moviera en una silla de ruedas.

La ayuda que recibe de George es que se apoya en él para caminar. Ya no necesita las muletas o la silla de ruedas.

George acompaña a Bella a todas partes, incluyendo la escuela. Pero en sus ratos libres, también disfrutan mucho juntos.

La niña ha dicho: “Tuve sillas de ruedas, andaderas, muletas canadienses, muletas regulares y luego tuve a George y dejé las muletas y comencé usarlo a él“,

La madre de la niña, Rachel Burton, ha reconocido: “Con George, se ha vuelto mucho más fuerte y activa“. George es un animal muy tranquilo que siempre va al lado de la niña. Y hace cualquier cosa que ella diga.

El gran danés es uno de los cinco perros que recibirán el premio por haber “impactado significativamente las vidas de sus dueños y de la gente en sus comunidades”.

La progresiva recuperación de la niña

En la actualidad, la niña Bella ha dejado sus muletas y ya tiene independencia para caminar. Puede ir al colegio, a su casa, de compras por el centro comercial, etc.

El humor y el carácter de Bella han cambiado tanto que consiguió en su vida la independencia y alegría que necesitaba.

Perros de asistencia

Estos canes están entrenados para asistir a personas con discapacidades físicas o con problemas de movilidad, incluyendo dependencia de silla de ruedas.

Entre las ayudas que ofrecen, proveen equilibrio y estabilidad, tiran de sillas de ruedas, empujan pequeños carritos o recogen objetos para personas con algún tipo de limitación.

¿Qué utilidades tienen estos animales? A un perro de estas características se le puede entrenar para abrir y cerrar puertas o utilizar interruptores de luz.

Sirven para causar un impacto positivo en las vidas de las personas usuarias.

Para estas tareas, estos perros suelen llevar algún tipo de chaleco de forma que se les pueda acoplar un arnés como asidero. De esta forma, cuando el can camina, la persona sujete el asa y éste le provea asistencia y equilibrio con el apoyo.

Ayuda real

A los ejemplares más grandes se les enseña a empujar sillas de ruedas, con un arnés diseñado específicamente para ello.

El empuje de sillas de ruedas hace referencia a distancias cortas y rectas, como el cruce de un paso de cebra. De esta forma, la persona impedida puede operar su silla con un esfuerzo menor.

Hay que decir que este método está prohibido en ciertos países.

Otro tipo de ayudas es la asistencia para andar. Por ello, estos animales se usan en el caso de personas que tienen enfermedad de Parkinson y esclerosis múltiple.

Los canes no van a cargar con todo el peso de la persona, sino que la ayudarán en los pasos y a mantener el equilibrio. Utilizan la técnica del contrapeso.

También son útiles para personas con incapacidad para andar en línea recta.

Perros de servicio

Los perros que se utilizan para el servicio social mejoran la calidad de vida de personas con discapacidad. Hay varios proyectos donde los canes reciben amor, apoyo y fortaleza.

Este tipo de animales son seres excepcionales que dan amor sin importar a quien. No hacen distinción de género o raza. Muchos de ellos hacen grandes servicios que contribuyen a grandes fines.

Fuente de la imagen principal: www.primeraedicion.com.ar