Juegos de inteligencia para perros

Así como nos preocupamos de que nuestro amigo peludo realice suficiente actividad física, no debemos olvidarnos de que también ejercite su cerebro.

Para ello existen numerosos juegos de inteligencia para perros que tienen como objetivo que el animal resuelva problemas y obtenga así una recompensa.

Objetivo: estimular la inteligencia de tu can

perros y gatos recogidos

Como te imaginarás, en las tiendas de mascotas encontrarás gran variedad de opciones. Pero, con un poco de imaginación, algunos elementos y mucha buena voluntad, también puedes generar tú mismo distintos juegos de inteligencia para tu perro.

Lo ideal es que comiences con algo sencillo y vayas incrementando la dificultad a medida que tu can va resolviendo cada desafío que le propones.

Este tipo de propuestas permitirá que tu amigo de cuatro patas:

  • Aumente su capacidad de resolución y su memoria.
  • Se sienta motivado.
  • Evite el aburrimiento.
  • Disminuya el estrés.
  • No presente problemas de comportamiento.

 Algunas opciones de juegos de inteligencia para perros

Para que tu mascota ejercite su mente de manera satisfactoria es primordial que se divierta. Aprender jugando suele ser la mejor forma de incorporar habilidades y conocimientos. Y esto vale tanto para humanos como para animales.

Paso a paso, y con mucha paciencia, entonces, intenta que tu can entienda la mecánica de las distintas propuestas.

La idea es recompensarlo ante cada avance –con algún alimento que le guste o, simplemente, con palabras elogiosas y caricias– y no presionarlo si no logra resolver de forma rápida el desafío que le planteamos.

A continuación, te mostramos algunos ejemplos de juegos para ejercitar el cerebro de tu can.

1. Carrera de obstáculos

El objetivo de este juego es que el perrito logre atravesar una serie de objetos hasta conseguir un premio, que puede ser una golosina que le guste particularmente. Entonces:

  • Forma una barrera en el piso juntando, por ejemplo, dos sillas tumbadas u otro tipo de muebles.
  • En un extremo de la barrera coloca el premio, mientras tu perro observa desde el extremo contrario.
  • Deja que tu mascota encuentre la forma de llegar hasta su recompensa, ya sea rodeando o pasando por encima o por debajo de los objetos que se interponen en su camino.

Recuerda que, a medida que tu can resuelve el desafío, tienes que incorporar más obstáculos para aumentar la dificultad del juego.

Además, a través de este ejercicio, podrás determinar si tu can es apto para deportes como el agility.

2. Escondite

En este caso, esconde un alimento que le guste a tu mascota en algún lugar de tu casa y haz que lo busque.

A medida que vaya encontrando su premio, puedes incrementar el número de lugares para que busque. Si cuentas con jardín, terraza o patio es ideal que amplíes el área de búsqueda a esos espacios.

perros rascan el suelo

3. Trilero

  • Consigue cubiletes u objetos similares de tamaño lo suficientemente grande como para que la mascota no pueda tragárselos.
  • Comienza el juego con un solo cubilete en el que esconderás un alimento o golosina.
  • Cuando tu perro entienda la dinámica del juego, ve incorporando cubiletes para que descubra debajo de cuál o cuáles recipientes se encuentran los premios.

Otra manera de presentarle este ejercicio es utilizando un molde de magdalenas o similar. Allí colocas los premios  en algunos de los huecos y los tapas todos con pelotas, para que tu perrito descubra debajo de qué pelotas hay recompensa.

4. Caza del peluche

En este caso:

  • Ata al extremo de un palo un hilo o cuerda. Al final de la cuerda, anuda un peluche o similar.
  • Escóndete detrás de una puerta o pared y pon el muñeco en el suelo, para que tu perro puede verlo.
  • Cuando el objeto llame su atención, comienza a maniobrar con el palo para evitar que el animal atrape fácilmente a “su presa”.

También puedes sustituir el juguete con algún alimento atado a la cuerda.

“El perro sabe, pero no sabe que sabe.”

-Pierre Teilhard de Chardin-

Un perro estimulado mentalmente es un animal feliz

Ten presente que un  perro con la mente activa será un animal más feliz.

Además, estimulando su inteligencia seguramente evitarás:

Así que no prives a tu mascota de la posibilidad de aprender jugando y diviértanse un buen rato juntos.