Conoce a los gatitos Munchkin que son cachorros para siempre

¡Con lo hermoso que era de cachorro! Es posible que alguna vez hayas pronunciado esta frase cuando miras a tu mascota. Sigue siendo hermosa a tus ojos. Pero seamos realistas, los cachorros son bonitos y nos encantaría que se quedaran así para siempre. Y ahora puedes con los Munchkin.

Si eres amante de los gatos, ¡tenemos una excelente noticia para ti! Ahora existe una raza de gatitos que nunca crece. ¡Se quedan cachorros para siempre! ¿No lo crees? Pues sigue leyendo porque te los presentamos.

Los gatitos que nunca crecen

Su raza se la conoce como Munchkin. Son fruto de una mutación genética natural que se ha mantenido con el paso del tiempo a través de cruces selectivos entre gatos de las mismas características.

Este gen, que algunos gatos han desarrollado de manera natural, se asemeja al de los perros salchicha. Estos, al igual que los Munchkin, tienen las patas mucho más cortas de lo habitual. Estas patitas cortas hacen que su tamaño sea extremadamente pequeño y siempre mantenga el aspecto de un cachorro.

Su historia

Parece que gatos con patas cortas se veían por todas partes, desde Rusia a Gran Bretaña, existiendo una población de ellos considerable durante el siglo XX. No obstante, se dice que se les perdió la pista después de la Segunda Guerra Mundial.

Más tarde fue descubierto en Nueva York por Ellen Kasten y le puso el nombre de Munchkin, que significa el pequeño, lo cual hacía alusión a sus patitas cortas. No obstante, este tipo de gato no fue documentado hasta 1983, cuando una profesora de Luisiana encontró dos gatitas de similares características preñadas.

Se quedó con uno de los gatitos y lo llamó Blackberry. Pero más de sus hermanitos nacieron con patas más cortas y los apodó babylegs. De Blackberry y Toulouse, el gato de un amigo de la profesora, nacieron los que hoy conocemos como Munchkin.

Esta raza se presentó a los medios en un show norteamericano en 1991. Al principio se creía que esta raza, o mejor dicho sus patas cortas, se debía a una enfermedad que afectaría a su columna vertebral, como sucedía en el caso de los Dachshund.

No obstante, el conocido Dr. Pflueger quedó encandilado de esta raza y se convirtió en una famoso criador de ella. Además, antes de eso, la investigó y se dio cuenta de que tenían la misma habilidad para saltar, correr y hacer piruetas que cualquier otro gato.

Características del Munchkin

gato-munchkin-2

Lo más predominante son sus patas cortas, acompañadas de un cuerpo moderado que no desentona con ellas en absoluto. No pesa más de 3 o 4 kilos, siendo 3 kilos el peso máximo en el caso de las hembras.

Sus patas pueden ser inclinadas hacia delante, aunque hay que vigilar el grado de esto, ya que una inclinación excesiva puede presentar una anomalía que hay que tratar.

Su pelo puede ser corto, largo, áspero o sedoso, y se puede presentar en diversos colores. Su cuidado no es especial, hay que tratarlo como un gato normal. Sobre todo no lo subestimes por sus pequeñas patas, ya que es capaz de saltar y hacer piruetas tan alto como cualquier otro felino.

Si te encantan los gatos, sobre todo los pequeños, no encontrarás una raza más amigable y cariñosa, además de pequeña, que esta. El Munchkin es el compañero ideal, seas soltero o tengas familia, ya que también es ideal para estar con niños.

No lo pienses más, si buscas un gato con el elixir de la juventud, uno que no parezca que los años pasan por él, este es el Munchkin. Un minino con un cuerpo hermoso sostenido por las patitas más felinas y pequeñas que hayas visto nunca.