Las excentricidades de las mascotas en Japón

En ocasiones hemos hablado de las excentricidades con muchas mascotas. Por ejemplo, los perros de maharajá o los de los famosos. Hay ropa y joyas más caras para animales que incluso para personas. Aquellos que aman a sus mascotas y se pueden dar el capricho, no dudan en llenar de lujo a sus queridos.

Hoy te queremos hablar sobre las excentricidades con las mascotas en Japón. Más que lujo, las mascotas en el país nipón están llenas de glamour.

Japón y su relación con las mascotas

Japón es un país enorme que cuenta con más de 126 millones de habitantes. Tiene unos 21.5 millones de mascotas. Es una cifra tan descabellada, que para que te hagas una idea, supera la cifra de chicos y chicas de menos de 15 años, que alcanza el número de 16,9 millones.

El negocio de las mascotas, es decir, veterinaria, belleza, moda, accesorios y demás, movió 138.000 millones de yenes (unos 1738 millones de dólares) el año pasado.

Los perros, como pasa en muchas partes del mundo, son la mascota más elegida. Ellos son los causantes de beneficios para las empresas de 89.000 millones frente a los gatos, con unos 24.000 millones. ¡Una cifra enorme!

Las mascotas, un negocio que aprovechar

Como era de esperar, grandes diseñadores como Dior o Gucci no podían dejar pasar la oportunidad. También buscan hacer un negocio inédito en este mundo de las mascotas. Por ello, entre otros, estos diseñadores ya exhiben en sus escaparates collares, bolsos, correas y cualquier complemento de lujo para mascotas.

Los japoneses quieren que sus mascotas estén cargadas de glamour. Por eso no es difícil verlas vestidas con trajes de lujo. O bien peinados de escándalo, con calcetines para proteger sus patas e incluso transportados en carritos de bebés.

Ciudades como Tokio, por ejemplo, prefieren las mascotas pequeñas como los chihuahuas. El ínfimo tamaño de las casas se adapta exactamente a su tamaño. También son más adaptables a la vida solitaria que muchos habitantes de la ciudad tienen.

Vistas las cifras anteriores, está claro que los nipones prefieren tener una mascota antes que un hijo. De hecho, no es un secreto que las tratan como si fueran de la familia, humanizándolos al máximo grado.

Por ejemplo, una sesión de peluquería puede alcanzar los 12000 yenes, unos 150 dólares, solo por lavado y corte. Pero más que un capricho, para los nipones es una necesidad.

Más y más lujo para las mascotas

Pañales ecológicos, alimentos orgánicos, sesiones de spa con masajes aromáticos o bañeras de burbujas. Todos son el día a día de las mascotas en este país.

Por ejemplo, en el Green Dog, un lujoso centro comercial de Tokyo, cualquiera de estos tratamientos cuesta alrededor de 50 dólares. Y se pueden unir a servicios clínicos o de entrenamiento. También las mascotas pueden hospedarse allí por el módico precio de 100 a 176 dólares, dependiendo de la calidad de la habitación.

Los seguros son un imprescindible en este mundo lleno de lujo y excentricidad. Hay compañías que se han hecho ricas solo con asegurar mascotas en este país. Los japoneses las aman y no cejan en su empeño de hacer que duren más y más, dándoles una calidad de vida excepcional y buscando desarrollos de la medicina.

Aunque siempre decimos que encontrar el equilibrio es esencial, al menos estamos seguros de que en Japón aprecian tanto a las mascotas que no hay abandono de animales. A pesar de la ostentosidad y exuberancia del trato que le dan, mejor eso que lo que vemos en muchos países con respecto al abandono.

Así que ya sabes, si alguna vez vas de vacaciones a Japón, no dejes atrás a tu mascota, allí será muy muy bienvenida.

Fuente de las imágenes: mttj-viajesyexperiencias.blogspot.com y energiapositiva.abc.es