Consejos para ayudar a tu perro a comer más despacio

Los perros son unos verdaderos glotones, pero no puedes dejar que su apetito vaya a desembocar en algunos problemas de salud. Lo mejor será tomar una serie de precauciones al momento en que este se alimenta, en especial para ayudar a tu perro a comer más despacio.

De hecho, que tu perro coma de buena gana es una señal estupenda, pues el síntoma de mayor preocupación en mascotas es la inapetencia.

Sin embargo, si tu perro devora su plato a los pocos segundos de haberle servido puede volverse una situación problemática, pues al tragar tan rápido ingiere también mucho aire, que puede provocarle una distensión estomacal.

La distensión estomacal en los perros tiene diferentes grados de severidad, pues el estómago se inflama en exceso y el aire atrapado le genera al can mucho dolor.

Este es un aspecto que debes cuidar en especial en los perros grandes, pues estos tienden a sufrir de torsión gástrica, que ocurre cuando el estómago se retuerce, causando la estrangulación de los vasos sanguíneos y de los órganos que se vean comprometidos en la torsión.

Esta es una de las emergencias veterinarias más delicadas, pues puede producir la muerte del perro en cuestión de horas o días.

Si bien no son conocidas a ciencia cierta las causas de la torsión gástrica, si se sabe que un factor incidente es la presencia excesiva de aire en el tracto digestivo, así que te damos algunas ideas sobre como evitar que tu perro ingiera alimentos demasiado rápido.

Las porciones pequeñas son las mejores

perro comiendo

En lugar de alimentar a tu perro una vez al día con una porción grande, lo mejor que puedes hacer es darle raciones de comida más pequeñas varias veces al día. Esto hará que tu perro conserve la sensación de estar lleno durante todo el día.

Esto beneficiará mucho su digestión y evitará que pase muchas horas con el estómago vacío. La razón principal por la que los perros atacan su plato de comida se debe a que pasan demasiado tiempo sin comer nada, por lo tanto al momento de servir la comida se encuentran hambrientos.

Lo aconsejable es que se alimente al perro entre dos y tres veces al día. Sin embargo, debes tener en mente que no le debes tener comida al alcance todo el día, pues esto tampoco será benéfico para él.

Compra los accesorios necesarios

En el mercado encontrarás una gran variedad de productos diseñados para corregir este tipo de conductas. Se recomienda adquirir platos para perros que comen rápido, que son unos platos especializados que, de cierta forma, impiden el acceso inmediato a la comida, haciendo que estos obligatoriamente tengan que comer más lento.

Otra forma de hacer que tu perro coma más despacio es comprar un juguete para rellenar. A diferencia de los platos, estos juguetes sirven para rellenarse de comida, presentando cierto nivel de desafío para el can, que debe descubrir cuál es la manera adecuada de obtener el contenido del juguete. Incluso puedes diseñar tus propios juguetes caseros.

perros comiendo

Evitar que tome agua en exceso

Al igual que ocurre con el exceso de alimento, el exceso de agua, en especial después de comer, puede hacer que se sature el estómago generando diferentes molestias, entre otras la regurgitación.

Lo mejor es que le sirvas solo un poco, después de cada comida, y que después de beber se la retires durante un par de horas. Después de haber reposado puedes darle la cantidad de agua normal.

Si tienes varios perros

La competencia entre ellos hace que desarrollen algunas costumbres que no son muy saludables, por lo tanto lo mejor es que, si tienes más de un can, los alimentes por separado. De esta manera comerán con calma, sin necesidad de preocuparse de que el otro perro vaya a robarles la comida.

Plato alto para perros grandes

Esto no te ayudará a que coma más despacio, pero sí evitará que consuma aire de más y que se le acumulen gases en el estómago.

Por lo tanto, para los perros de talla grande o gigante es aconsejable no dejar el plato directamente en el piso. Es mejor depositarlos sobre una base o sobre una mesita para que la comida quede más a su alcance.