Consejos para que tu gato goce el momento del baño

Que a los gatos no les gusta el agua no es un secreto. Aunque ellos se limpian solos con su lengua, también necesitan una higiene extra a la que nosotros debemos ayudarles. Pero en vista de su gran temor al agua, ¿cómo hacer para que un gato goce el momento del baño?

No te vamos a engañar, no es tarea fácil. Sin embargo, en Mis Animales estamos al tanto de todo, conocemos bien a las mascotas y nos encanta darte buenos consejos y tips para facilitarte la crianza de tu amigo.

También vamos a hacerlo en este asunto, así que mantente alerta y toma buena nota…

Cómo hacer que tu gato goce el momento del baño

Hay varias cosas a tomar en cuenta para que un gato goce el momento del baño y aquí te las contamos:

año gabanar-a-tu-gato

Elige el momento

El mejor momento para bañar a un gato es cuando está muy relajado y somnoliento. Si está demasiado despierto y se huele que vas a llevarlo al agua, lo más probable es que comience a correr y a esconderse y nunca puedas cogerlo.

Prepara al gato

No puedes esperar que un gato se quede tranquilo bajo el agua como lo haría un perro, por lo que lo mejor es que tomes precauciones. Por ejemplo, estas serían cortarle las uñas y cerrar la puerta del baño para que no pueda escapar. Cortarle las uñas evitará que si se pone nervioso te arañe.

No esperes al último momento

No sería buena idea llevar al gato a la bañera o plato de ducha y meterlo bajo el grifo. Lo mejor es preparar un recipiente con agua tibia, no muy fría y mucho menos muy caliente. De ese forma todo será más rápido y seguramente más agradable para el animal.

No lo aprisiones

Si el gato tiene un poco de espacio para caminar, es posible que esté más cómodo aunque siga estando mojado. Caminar por la bañera lo relajará y le permitirá aceptar el mal trago que está viviendo.

No lo metas en el agua

Aunque hayas llenado un recipiente para no meter bajo el grifo al gato, no lo metas dentro del recipiente. Para que tu felino goce el momento del baño, lo mejor es con un cubo echarle agua por encima hasta que esté mojado por completo.

Aunque no mojes sus ojos ni su nariz, pues esto lo molestará enormemente y querrá huir.

Será de la misma manera para enjuagarlo. Con un recipiente deberás echarle agua mientras con la otra mano arrastras el champú. Sobre todo, ten cuidado de que el jabón no le entre en los ojos, la nariz o la boca.

Sécalo

baño gatos

Lo más seguro es que no te deje usar el secador (aunque puedes intentarlo). Agarra una toalla y no le des fuerte, sino con toques suaves mientras lo mimas y le dices cosas que lo relajen y lo tranquilicen. Después, toca peinarlo cuando su pelo esté seco.

Usa el refuerzo positivo

Si tu gato se ha portado bien, merece un premio, ¿no crees? Dale algo que le guste y acarícialo mientras le dices palabras bonitas. Si el animal relaciona el baño con sus golosinas preferidas o con tu dosis extra de amor, lo más probable es que  tu minino siempre goce el momento del baño.

De nada sirven las cosas hechas por la fuerza, los gritos o los regaños. El animal debe sentirse querido y apoyado. Después de todo, ¿a quién le gusta que lo fuercen a hacer algo que no quiere?

Recuerda que como a tu gato no le gusta bañarse, es posible que piense que no lo quieres porque lo pones bajo el agua. Así que un refuerzo a tener en cuenta será pasar unos momentos acariciando y jugando con tu felino después del baño. Debe saber que tu amor por él es el mismo de siempre.