Conoce las mejores formas de reforzar el vínculo con tu perro

Los perros son nuestros mejores amigos. Pero, quizá él no se sienta tan amigo tuyo como crees. Tal vez estás constantemente frustrado porque tu can ignora tus órdenes, o porque siempre se está poniendo en tu camino cuando estás haciendo tareas de la casa, o peor aún, no te recibe como deseas que lo hiciera.

El vínculo no es algo que ocurra de forma automática tan pronto como traes una mascota a casa. Tampoco es estático. Es algo que hay que trabajar, se construye y puede crecer con el tiempo.

Si quieres reforzar el vinculo con tu perro, a continuación compartimos algunos tips para que puedas lograrlo.

Conoce gustos y disgustos de tu perro  y respétalos

Al igual que los humanos, los perros tienen sus gustos personales. Algunos disfrutan de mimos mientras que otros prefieren tener espacio. Algunos adoran un juego de buscar, mientras que otros prefieren caminar.

Algunos perros disfrutan de cariño de todo tipo, incluidos los abrazos, pero muchos apenas los toleran.

Sabiendo cuáles son los gustos y disgustos de tu mascota y, obviamente, respetándolos, conectarás con tu perro. Si prestas atención, es posible que a tu can no le gusten los abrazos que le das.

Observa cómo se comporta cuando lo haces.

Entrena a tu perro todos los días

paseo perro

Una de las mejores formas que tienes para mejorar la relación con tu compañero canino es trabajar en su formación, todos los días, utilizando un refuerzo positivo. Aprender algo nuevo y otorgar recompensas por los éxitos es una gran manera de aumentar la confianza y experiencias alegres entre tú y tu perro.

Cada caminata, cada interacción con otros perros o personas, es esencialmente una forma de entrenamiento y sirve para que el animal mejore su comportamiento. Así que es importante que hagas un esfuerzo consciente para obtener el máximo provecho de esos momentos.

Para reforzar el vínculo puedes trabajar un nuevo truco o incluso practicar comportamientos viejos y refrescarlos. Cuando salgan a caminar juntos, trata de que el paseo sea interactivo.

Por ejemplo, pídele a tu perro sentarse en cada esquina, cambiar el ritmo de tus pasos o la dirección en la que vayas.

Estudia el lenguaje corporal del perro

Una verdadera amistad exige hablar y escuchar por ambas partes, una comunicación que permite a cada uno saber lo que el otro está pensando y sintiendo. Como dos especies altamente sociales, los perros y humanos tienen formas complejas de comunicación con los demás.

Los seres humanos tendemos a dominar la conversación con nuestros perros. Tenemos una gran expectativa para ellos y suponemos que él nos tiene que entender todo lo que estamos pidiendo.

Sin embargo, no siempre ponemos la misma atención para cumplir con lo que están pidiendo de nosotros.

Los perros nos dicen grandes cosas y nos brindan bastantes cantidades de información a través del lenguaje corporal.

A partir de las señales más obvias, como cuan alto o bajo se mantiene una cola, con qué rapidez se menea, y en qué dirección, o cómo está sosteniendo sus orejas, se encuentran algunas de las palabras que nosotros podemos leer.

Si quieres construir un mejor vínculo con tu perro, en primer lugar, debes comenzar a estudiar cómo los perros se comunican con sus cuerpos.

Configúralo para el éxito

perro y persona mayor

La configuración para el éxito va mucho más allá de la formación y la vida cotidiana. Piensa acerca de cómo tu perro puede ver o reaccionar ante una situación y si va a ser positivo o negativo. Toma medidas para reducir la posibilidad de consecuencias negativas.

Conoce las preferencias y límites de tu mascota lo suficientemente bien como para determinar qué situaciones puede o no puede manejar. Haz el esfuerzo para ayudar a tu can a tener interacciones exitosas contigo. De esa manera, aumentará su confianza.

Si deseas que tu perro te hago caso, debes ser para él el único proveedor de cosas maravillosas incluyendo comida y juguetes.  Cuando asumes ese rol, tu mascota estará mucho más atenta a tus órdenes y esto ayudará a conseguir y mantener su atención cuando lo necesites.

Finalmente, hablando de las sesiones de juego especiales, asegúrate de que cuando sucede tú estás centrado en esa tarea. Esto no incluye los paseos cuando estás distraído hablando por teléfono.

30 minutos por día y 100% de atención pueden hacer verdadera magia para afianzar los vínculos con tu pequeño amigo.