5 claves para cuidar a tu mascota en Navidades

En estas épocas de festejos donde todos solemos juntarnos para, se supone, vivir buenos momentos, no debemos olvidarnos de nuestros peludos. Es que ellos no suelen pasarlo muy bien en estos días. Por eso te contamos las cosas que debes tener en cuenta para cuidar a tu mascota en Navidades.

Navidad, un acontecimiento no demasiado feliz para los peludos

superar los miedos del perro

Los fiestas de Navidad y de Año Nuevo suelen ser las fechas en las que nuestros amigos de cuatro patas se estresan y se pierden más. También es una época propicia para que sufran accidente hogareños.

Además, al igual que los humanos -y por absoluta irresponsabilidad de sus dueños- se indigestan o ganan peso.

Por eso es importante que busques las formas para que tu mascota en Navidades la pase lo mejor posible. Compartimos contigo algunas claves para lograrlo.

Te contamos algunas claves para cuidar a tu mascota en Navidades, una época en la que suele estresarse más y está expuesta a sufrir distintos tipos de accidentes.

1-Protege a tu peludo de los ruidos excesivos

Bien en sabido que el oído de los perros y de los gatos es mucho más sensible que el nuestro. Por tal motivo, los festejos con pirotecnia y la música a todo volumen pueden alterarlos y provocarles miedo. Muy posiblemente los animalitos busquen esconderse en algún lugar que consideren seguro, o intenten escapar de manera descontrolada.

Lo recomendable es que le acondiciones bien un lugar dentro de la casa, en la medida de lo posible el que tu mascota suele utilizar a diario para su descanso. Mantén el espacio lo más aislado que puedas de ruidos y luces provenientes del exterior.

También puedes dejarle a mano sus juguetes preferidos para intentar que se distraiga y calme su ansiedad. Y ponerle alguna música suave para disimular los sonidos circundantes.

2-Cuida que no corra riesgo de escaparse

Ante situaciones que los alteran y les dan miedo, los perros o los gatos pueden llegar a escaparse. Entonces, presta mucha atención. Cierra bien las ventanas del lugar donde se encuentra tu peludo. Por ningún motivo lo dejes solo en:

Además, si recibes mucha gente en tu casa, presta atención a que, entre tanto movimiento, el animal no tenga acceso a la puerta de calle y termine escapándose.

Y asegúrate de que esté debidamente identificado por si, pese a los recaudos, el animalito igual huye asustado.

3-No sobrealimentes a tu mascota en Navidades

Diciembre es un mes en los que solemos comer y beber en exceso. Así vamos acumulando calorías y muy probablemente suframos algún trastorno digestivo.

Lo ideal sería encontrar la justa medida de las cosas. Si no lo logras, al menos inténtalo con tu peludo y no modifiques su dieta habitual.

Es importante que no le des sobras de comidas. Y que no te excedas con las golosinas que le convides.

Vigila también que tu mascota, mientras estás en pleno festejo, no aproveche la situación para robarse alguna dulce de su gusto.

4-Ten cuidado con los accidentes domésticos

cachorro en navidad

Navidad también es época de alterar la fisonomía hogareña con distintos objetos. El arbolito, el pesebre y otros adornos navideños son muy lindos. Pero deberían quedar fuera del alcance de los animales domésticos.

Es que muchos de estos elementos pueden provocar atragantamientos u obstrucciones en el intestino de los peludos. Presta atención, también, si sacas a pasear a tu perro tras los festejos. Los restos de pirotecnia pueden intoxicarlo si se los lleva a la boca.

Otro peligro importante lo representan los cables de las luces navideñas. Si quedan expuestos es muy posible que electrocuten a la mascota en caso de que los muerda.

También fíjate bien si traes alguna planta nueva a tu casa para la ocasión. Los lirios, la flor de Pascua y el muérdago, entre otras, pueden provocarle distintos inconvenientes si son ingeridos.

5-No lo sedes sin consultar al veterinario

Muchas personas optan por darle un tranquilizante a su mascota para que, supuestamente, no sufra por el estruendo de los festejos.

Sin embargo, salvo que el animal se asuste en demasía, siempre hay otras opciones para que pase el mal rato.

Por eso, no lo mediques si no te lo indicó específicamente el veterinario. Y, si este te autoriza, utiliza el producto adecuado y en las dosis indicadas por el profesional.