Cómo calmar la ansiedad por separación de tu perro

Esto es algo que todos los perros tienen en común: no quieren que nos vayamos de casa. Algunos lo llevan mejor que otros. Pero en general, todos sufren de una manera u otra. Hay algunos que padecen algo llamado ansiedad por separación. Puede incluso hacer que el perro tenga comportamientos poco normales, destructivos o incluso agresivos.

Ahondemos más en este tema y veamos qué es la ansiedad de separación y cómo afecta a nuestro animal.  También veremos qué hacer para aliviarla.

Qué es la ansiedad por separación

perro triste

La ansiedad por separación es una estado de nerviosismo e incertidumbre que se genera en el perro cuando se queda solo en casa.

Esta puede llevar a nuestro animal a tener comportamientos agresivos, destructivos e incluso cambios de carácter. Entre los síntomas más comunes que denotan ansiedad por separación se encuentran:

  • Ladridos, aullidos y gemidos de tristeza cuando se queda solo. Por supuesto, antes de creer que estos signos son causado por la ansiedad de separación, debemos cerciorarnos que no hay nada en el entorno que lo haga ladrar.
  • Destrozos en la casa mientras está solo. Aunque hay perros más revoltosos y normalmente estos y sobre todo los cachorros suelen romper algunas cosas en casa, cuando esto lo hacen de manera compulsiva puede ser un signo también de ansiedad.
  • Excitación extrema a tu llegada. Es normal que un perro se ponga contento cuando llegas a casa, pero más saltos de la cuenta, hacerse pipí encima, morder, chillar y otros gestos exagerados, pueden hacer ver que el can está sufriendo ansiedad por separación.
  • Destrozos en ventanas y puertas. Cuando un perro que se queda solo sufre ansiedad por separación es posible que se esmere en dañar las puertas y ventanas intentando buscar una salida pensando o en buscarte o en salir de la situación desesperante en la que se encuentra.
  • Agresividad cuando te marchas. Si un perro no quiere quedarse solo es posible que intente impedir que te vayas de cualquier manera incluso mordiendo o gruñendo.

Cómo calmar la ansiedad por separación

Una vez que hemos identificado que nuestro perro sufre e ansiedad por separación, debemos saber qué hacer para calmarlo. Estas son las 5 cosas que consideramos importantes según adiestradores de perros profesionales:

perro-de-paseo

 

Saca a tu perro a pasear

Si antes de irte de casa sacas a tu perro a pasear, podrás ayudarle a que se calme cuando tengas que marcharte. ¿Por qué? Primero porque el animal tendrá la satisfacción de haber pasado unos momentos contigo. Y segundo, que el can se cansará (podrías ponerle una mochila para peludos pesada para que el agotamiento sea mayor). De este modo, cuando llegues a casa podrás darle agua y comida y es probable que quiera dormir, y por tanto se tome con más calma tu partida.

No le hagas caso cuando te vayas

Si le haces muchos mimos o carantoñas antes de irte e probable que el perro lleve aún peor tu partida. Por tanto simplemente dile adiós y vete para no hacer un show de algo que en realidad no tiene importancia. El perro también entenderá que es algo rutinario y que sucede cada día. No debe generar ningún problema.

 

Despídete antes

Mucho antes de irte habla con tu perro, dile que lo echarás de menos y que lo quieres. Tu can no se quedará menos triste por ello, pero tú podrás irte más tranquilo.

No te muestres débil

Si por el hecho de que sabes que tu perro se quedará triste tú te muestras indeciso o cabizbajo y se lo demuestras, el animal asumirá el papel de líder. Recuerda que ellos necesitan tener un líder y si no lo ven en ti, él mismo se autonombrará.

 

Enséñale de forma gradual

Sobre todo si es un cachorro no lo dejes solo desde el primer día. Puedes enseñarle poco a poco. Primero 5 minutos, luego 20, luego 1 hora y así hasta que llegue el momento en que puedas dejarlo 8 horas solo sin ningún problema.

Es más fácil si enseñas a tu perro a asimilar tus partidas desde que es un cachorro. Pero si un can adulto sufre de ansiedad por separación, también podrás ayudarle a superarla. ¡Ánimo!