Cachorros de usar y tirar, ¡no lo abandones!

¿Quién de nosotros en alguna ocasión no ha podido evitar pararse en una tienda de animales para ver los cachorrillos que venden? ¿No son preciosos? Un perrito, sin importar de la raza que sea, siempre es algo bonito de admirar. Esta belleza lleva a muchos a comprar de manera impulsiva sin reparar en la responsabilidad que entraña la tenencia de un ser vivo. Pero puede dar lugar a la desagradable situación de los cachorros de usar y tirar.

Esta compra compulsiva nos lleva a un mal que sigue estando arraigado en la sociedad: el abandono. Y esta es solo una de las trágicas consecuencias de comprar mascotas en tiendas. Y sobre todo, de hacerlo de forma compulsiva y espontánea sin pensar en cuanto que hay detrás.

Por ello, se ha comenzado a hablar de una de las formas de abandono como “cachorros de usar y tirar”. ¿Por qué? Porque hay quienes se enamoran de un cachorrito en una tienda, lo compran y cuando este crece, o bien por no ser tan bonito, por desarrollarse más de la cuenta o por tener una personalidad que no agrada a sus dueños, es abandonado.

¿Qué está pasando en esta sociedad? ¿No decían que el hombre era el mejor amigo del perro? Ellos ya han demostrado ser nuestros mejores amigos, ¿y nosotros? ¿Qué hacemos para demostrarlo?

El peligro de comprar cachorros en tiendas

adoptar cachorros

Dejando de lado el abandono, hablemos de lo que entraña comprar cachorrillos en tiendas. Es cierto que los perros de raza son muy monos, y el ojo es siempre el primer órgano a través del cual tenemos contacto y nos “enamoramos” de algo o de alguien.

Cuando alguien quiere un perro de raza y tiene el dinero para ello, se le olvida que hay cientos de cachorros en protectoras, albergue y demás que están buscando un hogar. Quizá no sean de raza, pero son tan o más hermosos que los que tienen pedigree.

Comprar un cachorro en una tienda nos hace colaborar de manera involuntaria con las granjas de animales. En estas se utiliza a las hembras simplemente para parir, y lo hacen decenas de veces en su vida. Cuando llega el momento en el que ya no pueden más, son sacrificadas, sin importar la edad que tengan.

Los cachorrillos que se han tenido se someten a un proceso de selección. Los que no son “perfectos” son sacrificados o abandonados a su suerte, ya que en las tiendas solo se deben exponer lo más hermosos. Recuerda, todo entra por el ojo primero…

Cuando se han escogido los que irán a las tiendas, estos se llevan en una camión en condiciones insalubres, encerrados en jaulas por decenas sin espacio vital ni mucho menos para moverse, teniendo que hacer todos sus necesidades ahí mismo, sin apenas agua ni comida. De hecho, en estos viajes apenas sobrevive la mitad de cachorros.

Sin embargo, ahí están muchas personas, mirando las vitrinas y pensando en cuál será el cachorro que se llevarán a casa sin importar lo que cueste.

 Cachorros de usar y tirar

cachorros

Y una vez con el cachorro en casa, ¿qué? Bueno, todo es ilusión al principio, un compañero, alguien que se pone feliz cuando llegas a casa, pero… También están los pipis y caquitas por todo el hogar, que después de cierto tiempo comienza a molestar.

Las vacunas, el chip, ¡cuánto cuesta tener un cachorro! Sacarlo a pasear 3 veces al día, no poder salir de fin de semana por no tener con quién dejarlo y un sinfín de responsabilidades más que parecen no pensar aquellos que compran sin pensar un perro.

¿Qué sucede entonces? Que como conlleva mucho esfuerzo y ya está creciendo y no les parece tan hermoso como antes, lo abandonan. Se convierte en uno de los cachorros de usar y tirar.

Por favor, si estás pensando en adoptar un cachorro, medita bien en las responsabilidades que conlleva, no colabores con las granjas de animales comprando en tiendas y por supuesto, por favor, por favor, ¡no lo abandones!