¿Cómo se lleva a cabo la auscultación cardíaca en las mascotas?

Las mascotas también sufren patologías cardíacas. Del mismo modo que en nuestro caso, una auscultación cardíaca es la única manera de determinar la salud de su corazón. Así se sabe si existe algún problema en este.

Muchos se preguntan cómo se lleva a cabo la auscultación cardíaca en mascotas. Recuerda que ellas no tienen la capacidad de entender cuándo deben respirar profundo o exhalar el aire. Aquí te contamos todo lo que debes saber sobre este asunto.

Auscultación cardíaca en mascotas

veterinario

Cuando un animal llega a una clínica veterinaria porque se siente mal y tiene síntomas como la tos, la taqipnea, la intolerancia al ejercicio o respiración incorrecta, el veterinario determinara que la auscultación cardíaca es necesaria.

Antes se examinará qué tipo de historial médico tiene el paciente por si existe el caso de que tenga algo congénito o heredado con respecto a su corazón. Una vez recopiladas las pruebas, este examen es necesario.

La auscultación cardíaca está compuesta de varios pasos, siendo el último el más fiable y el cual no necesita contrastar:

  • Inspección. Se examina al animal, observando e intentando detectar alguna anomalía que denote que puede haber algo mal.
  • Palpación. A través del tacto, se toca y palpa al animal por si hay algún bulto, hinchazón u otro signo que pudiera denotar una anomalía.
  • Percusión. Golpeando con dos dedos en distintas zonas del cuerpo, se puede saber a través de los sonidos percusores que este emitirá si todo está o no en orden.
  • Auscultación. Esta se lleva a cabo como último paso y se hace mediante fonendoscopio, el cual detectará sonidos o movimientos anormales.

Qué se detecta a través de la auscultación cardíaca

Mediante los fonendoscopios se pueden detectar sonidos anormales que serán signos de diversas enfermedades tales como:

  • Soplo. Aunque esto sucede a cientos de animales y personas, no hay que restarle importancia, pues este puede ser señal o incrementar alguna otra anomalía. No obstante, hay ocasiones en que si el animal está obeso, nervioso o tiene jadeos, es posible que no pueda observarse el sonido que denota un soplo.
  • Sonidos ausentes. Podría suceder que hubiera sonidos necesarios que no se emiten. Esto se puede detectar gracias a la auscultación cardíaca. Es importante de detectar ya que estos podrían denotar: derrame pericardio, derrame plural u obesidad excesiva.
  • Sonidos anormales. Cuando los sonidos son más rápidos de lo normal como sonidos de galope, presentan alteraciones en el corazón que deben ser tratadas.
  • Arritmias. Estas provienen de problemas en la conducción eléctrica del corazón y mediante la auscultación cardíaca se conoce por alteraciones en la frecuencia y ritmo cardíacos.

Esta no es una prueba con la que el animal se sentirá cómodo, por los que nuestra presencia y palabras cariñosas podrían ayudarlo a calmarse.

Cómo saber si mi perro necesita una auscultación cardíaca

Autor: LuAnn Snawder Photography

Autor: LuAnn Snawder Photography

Observar a nuestro perro es la clave para darnos cuenta si hay algo que no marcha bien. No debemos pensar que algo anormal que nuestro can haga o algo que le veamos, no tiene importancia. Cualquier pequeño signo distinto a lo habitual puede decirnos que algo no marcha bien.

No importa si es tos, un movimiento extraño o cualquier otra cosa por muy pequeña que nos parezca. Por ello, lo mejor es llevar a nuestro perro al veterinariom, quien determinará qué tipo de pruebas hacerle. Si luego resulta no ser nada, mucho mejor, pero sino, siempre habrás actuado a tiempo.

Recuerda siempre que tu mascota es un ser dependiente de ti, y por tanto su salud y su vida también están en tus manos. No queremos decir que cualquier pequeño signo lleve a tu perro a la muerte, pero en ocasiones las cosas a las que menos importancia damos resultan ser las más importantes. Por ello, no te demores y actúa con rapidez, el veterinario decidirá qué hacer.