Alimentación activa y pasiva en los perros: ¿en qué se diferencian?

Una buena alimentación es la base fundamental no sólo para los humanos, sino también para nuestras mascotas. Una de las preguntas que más se plantean los dueños de los perros, es cuál es la mejor manera de alimentarlos, la frecuencia, el tipo de comida, etc.

Pero en esta ocasión vamos a ir más allá, os vamos a hacer una pregunta ¿cómo alimentas a tu perro , de forma activa o pasiva? Pues bien, por si no lo sabéis existen estas dos maneras de alimentación en las mascotas, sobre todo en los perros. A continuación te explicamos en qué consiste cada una de ellas.

Alimentación activa y pasiva

alimentar pastor aleman 3

Por regla general las personas que tienen perros en casa alimentan a sus mascotas de manera pasiva, que consiste en colocar la comida en su plato y dejar que tu mascota coma cuando él quiera, sin realizar prácticamente ningún esfuerzo. Esta es la forma de alimentar a un perro de manera pasiva, así sin más.

La alimentación activa es más compleja y es la que se suele usar en perros que están en un proceso de adiestramiento, terapia o tiene que realizar un trabajo específico, como es el caso de un perro policía.

En este tipo de alimentación el perro tiene que esforzarse por conseguir su alimento, esto no es nada extraño, ya que sería el tipo de alimentación que seguiría si viviera en libertad o en la naturaleza.

Básicamente el animal debe ganarse su propia comida, pero no pienses que esto es un sufrimiento para tu perro, sino todo lo contrario, se vuelve algo divertido para él. Uno de los beneficios que se consigue con esta novedosa alimentación, es que se fortalecen aún más los vínculos entre el perro y su dueño.

Si reflexionamos un poco y pensamos en otro tipo de animales salvajes como puede ser el lobo, se pasa la mayoría de su tiempo cazando, rastreando o detrás de su presa buscando alimentos. Nuestros perros ya están domesticados y tan sólo tienen que pedir la comida a sus dueños.

En qué consiste la alimentación activa

perro comiendo

Os estaréis preguntando en qué consiste la alimentación activa y la manera de ponerla en práctica. Para ello sólo necesitáis mucha paciencia, tiempo y mucho amor por vuestra mascota. Pero os aseguramos que vale la pena por lo menos intentarlo.

Lo primero que tenemos que hacer es un planning donde vamos a poner las horas en las que estamos trabajando o fuera de casa y las veces que va a comer nuestro perro. También tenemos que calcular la cantidad de comida que va a comer nuestro amigo y la dividimos por las distintas tomas diarias.

¡Es hora de comer!, así que toca ganarse la comida, para ello debe realizar ejercicios para posteriormente ser alimentado. Vamos a comenzar con las órdenes que ya conoce y que son sencillas para él, como sentarse, tumbarse, dar la patita, etc., cuando consigamos que obedezca la orden, le damos la ración de comida que le corresponde.

Un ejercicio muy útil es esconderle sus bolitas de pienso o balanceado por toda la casa, de tal manera que tendrá que rastrear por los distintos lugares, así fomentará su instinto de caza.

Al principio comienza con un sólo ejercicio y cuando ya has terminado, la cantidad de comida que ha sobrado, se la pones en su platito para que coma de forma pasiva. A medida que pase el tiempo irás alargando este proceso.

Beneficios de la alimentación activa

Si dispones de tiempo es aconsejable que tu perro se alimente de forma activa, ya que le aporta multitud de beneficios. Como podrás observar, de esta manera tu perro no comerá convulsivamente sin tragar la comida.

Es una manera también de controlar el peso de tu mascota, ya que la comida se reparte en distintas tomas varias veces al día.

Con esta forma de alimentación lograrás que tu perro no sea un animal sedentario y aburrido, evitando problemas de salud física y psicológica.

Es una manera de ahorrar dinero en premios y galletitas, ya que el premio por su trabajo será su propia comida.

Alimentando a tu perro de manera activa, lograrás una relación muy especial con tu mascota, reforzándose los vínculos entre ambos.

Después de leer este artículo… ¿te animas a alimentar a tu mascota de manera activa?