¿Afectan los cambios de hora a los perros?

En diversos países del mundo, como por ejemplo en España, se cambia la hora en los solsticios de invierno y verano. Estos nos afectan impidiendo que durmamos cuanto deseamos o por el contrario, haciéndonos dormir más de la cuenta. ¿Y nuestros perros? ¿Les afectan también los cambios de hora?

Como en todo, no se puede generalizar. Hay perros más sensibles y otros que lo son menos. Aunque normalmente los cachorros y ancianos notarán más los cambios de hora, así como podrían notar más también los cambios de zona horaria debido al jet lag.

Cómo podría afectar el cambio de hora al perro

hormona-del-amor-en-los-perros

Los animales son sensibles a cualquier cambio que rompe las rutinas habituales. Esto se debe a que aunque no tienen un reloj de muñeca o un móvil en el que mirar la hora, tienen un reloj biológico igual que nosotros, pero mucho más sensible que el nuestro.

Así que cualquier cosa que nos afecte a nosotros, les afectará a ellos. Por ejemplo, cuando cambian la hora, nuestra rutina de sueño y alimentación varía, y por tanto alterará también los horarios de sus paseos, comida y sueño.

Un perro que note los cambios de horario podría presentar nerviosismo, estar irritable o desorientado. Aunque lo normal será que en unos días el perro se adapte y vuelva a su vida normal. Si esto no sucediera, lo mejor sería llevar al can al veterinario. Quizá los síntomas podrían haber aparecido por el cambio de hora pero deberse a otra cosa.

Qué perros son más sensibles

Como dijimos antes, los cachorros y los ancianos son los más sensibles a los cambios de hora.  También los perros enfermos son altamente sensibles, ya que estos tienen más dificultades para adaptarse a los cambios.

Cuando se cambia la hora en verano, alargando la luz del sol, esto hace que el animal reciba más de la que está acostumbrado y conlleva una serie de cambios que el perro nota. Lo mismo sucede cuando en invierno se hace de noche una hora antes.

El jet lag, cambio de zona horaria que también afecta al perro

Cuando hacemos viajes largos con cambios de continente en los que hay cambios de hora significativos, el perro también lo sufre. Además, sumado a esto, los viajes en avión pueden provocar fatigas, problemas de digestión, mal humor y alteraciones del sueño.

Lo mejor para acostumbrar al perro al cambio de hora es hacerlo de manera paulatina. Debemos ir cada día acercándonos unos minutos más al horario que queremos tener con él. De esa manera se irá adaptando antes del cambio de hora. Cuando este suceda, el animal ya estará adaptado.

Otros cambios que pueden afectar al perro

tekis-rescato-200-perros

Que sean animales no significa que sean ajenos a los que ocurre a su alrededor. Cualquier cambio que suceda en su ritmo de vida y rutina lo puede llevar a sentirse nervioso, ansioso e incluso denotar anomalía físicas como vómitos y otros.

Estos cambios, además de los cambio de hora, podrían ser las mudanzas. Un perro se habitúa rápidamente a su entorno, pero tarda unos días en hacerlo. Por tanto, cuando cambiamos de casa, es normal que el animalito extrañe el anterior hogar y que tarde unos días en habituarse. Podría parecer deprimido e incluso perder el apetito. no dejes de mimarlo en esos momentos.

Un cambio de familia puede ser una cambio drástico al que el perro puede tardar mucho más en habituarse. Si la familia nueva no trata al animal de manera similar  a la anterior, podría mostrar un cuadro de depresión.

Hay que acostumbrar al animal de manera paulatina a cualquier cambio al que haya que someter al perro. De esta manera, todo será más llevadero para él y la convivencia con nosotros mucho más fácil.