8 ventajas de adoptar a un gato anciano

Darle la oportunidad a un animal de vivir en un hogar lleno de amor es algo realmente maravilloso. Una mascota es el mejor regalo que podemos recibir sin importar la edad que tengamos. Si bien la mayoría de las personas elige un cachorro, adoptar un gato anciano es más que beneficioso. Y lo es tanto para él como para ti. En este artículo te contamos las principales ventajas de esta decisión.

¿Por qué adoptar un gato anciano y no uno bebé?

Lamentablemente, en los refugios de animales los primeros en ser adoptados son los cachorros. La gente cree que de esta manera se lo “podrá criar a su gusto” y así tendrá una mascota por más tiempo. Sin embargo, un gato anciano tiene sus ventajas también:

1.No hay sorpresas

acariciar a un gato

Cuando adoptas un gato adulto, ya sabes cómo será en cuánto a tamaño o personalidad. Los gatitos pueden ser muy bonitos en los primeros meses de vida, pero después cambian su carácter y crecen. Si buscas una mascota tranquila desde el primer momento, entonces elige uno de más años.

2.No son problemáticos

A veces se piensa que un gato anciano está en un refugio porque es malo, ataca o no se lleva bien con las personas o animales. Pero en la mayoría de los casos están allí porque sus dueños fallecieron o tuvieron que mudarse. O porque se perdieron o incluso porque fueron abandonados o sus propietarios desarrollaron alergias o se embarazaron. Pero por nada del mundo hemos de pensar que “el fallo” lo tiene el animal.

3.No destrozan la casa

Uno de los problemas más comunes entre aquellos que adoptan gatos bebés es que una vez que llegan a casa se ensañan con los muebles, la ropa, los zapatos… no podemos entender como una bolita de pelos tan simpática puede romper todo, pero lo hacen. En cambio, un gato anciano es mucho más tranquilo, no tiene tanta energía como para destrozar tus objetos personales. ¡No tendrás de qué preocuparte!

4.Ideales para personas mayores

Se podría decir que hay una especie de simbiosis entre las mascotas y sus dueños. En muchos casos se complementan y en otros precisan ser iguales para llevarse mejor. Si tenemos la idea de adoptar un gato para que sea compañía de una persona mayor, debemos elegir a un animal que haya cumplido al menos los 5 años.

¿Por qué? Primero que nada porque son más tranquilos y no rompen las cosas. Segundo porque el anciano no debe preocuparse tanto en los cuidados. Y tercero, porque quizás vivan la misma cantidad de años juntos.

5.Ya han aprendido todo

Cuando tenemos un gatito bebé, debemos explicarle que debe usar el arenero y ciertas “reglas” de la vida familiar. En cambio, las mascotas mayores ya saben dónde hacer sus necesidades y cómo comportarse en casa. Incluso en el caso de tener algunos “fallos” de conducta no será culpa de tu enseñanza sino de la vida anterior a ti.

6.Serán totalmente agradecidos

Como muchos gatos adultos, una vez que ingresan al refugio, no tienen la suerte de ser adoptados, al elegir llevarte a casa uno de más años te convertirás en su súperhéroe. No le alcanzará la vida para agradecerte, será un cambio rotundo para su existencia y verás que para la tuya también.

7.No serán un “entretenimiento”

el pelo del gato

Para la época de Navidad, muchos refugios reciben a padres interesados en adoptar una mascota para sus hijos. Por desgracia, la “diversión” por el gato termina a los pocos meses, cuando crecen o se aburren “de ese juguete”. En cambio, un gato adulto enseñará a los peques sobre fidelidad y amor, así como también les ayudará a portarse mejor y no hacer tantas travesuras.

8.Ideal para pasar muchas horas solo

Si trabajas todo el día, no tendrás tiempo de encargarte de una mascota, mucho menos si es cachorro. Los gatos adultos casi no precisan cuidados o atención, además, agradecen pasar tiempo solos porque se sienten más tranquilos y pueden dormir a gusto.

¿Aún no te has decidido a adoptar un gato anciano?