4 curiosidades llamativas sobre las serpientes

Las serpientes son reptiles que nos han fascinado desde que el hombre es hombre. Ya sea desde la mitología, la historia o la iconografía, parece que las serpientes siempre han estado ahí. Te dejamos con un divertido listado con algunas curiosidades llamativas sobre las serpientes.

1. Dentro de la mitología

Para la cultura occidental, la serpiente es un animal muy reconocido y tiene un lugar amplio dentro de las diferentes formas de representación y de significación, en especial, por haber sido la causante de tentar a Eva en el relato bíblico. Sin embargo, su presencia en las creencias populares no se remonta solo al sistema judeocristiano. A lo largo y ancho del planeta existen mitos en los que las serpientes tienen lugares destacados.

Se pueden apreciar estos animales dentro de la mitología de las culturas griega, romana, egipcia, nórdica, o china, sin contar con la multiplicidad de deidades pertenecientes a tribus más pequeñas.

Ya sea en representación del mal absoluto, como guardianas de los bosques y ríos (por ejemplo, en la mitología japonesa, tribal americana o africana), como representantes de la sabiduría, o aladas al estilo de los dragones, las serpientes han enriquecido nuestra imaginación y han alimentado muchas de nuestras peores pesadillas o encarnado nuestras mejores fantasías.

2. Gran capacidad de adaptación

serpiente 2

Las serpientes, y en general, todos los reptiles, cuentan con una gran capacidad de adaptación, lo que les ha permitido extenderse a lo largo de todo el planeta. Se pueden encontrar ejemplares en cada región de la tierra, repartidas en más de dos mil quinientas especies, en los tamaños más variados y las condiciones más inhóspitas, desde selvas hasta desiertos y páramos, con excepción de las zonas polares, pues el frío extremo imposibilita su supervivencia.

Dentro de los asombrosos sistemas de adaptación de la serpiente se encuentra la capacidad de hibernar. Debido a que son animales de sangre fría no pueden regular por sí mismas la temperatura corporal, por lo que necesitan lugares cálidos. Sin embargo, cuando el clima se torna demasiado frío, entran en un estado de hibernación, similar a un coma, que les permite mantenerse con vida hasta que el clima sea más favorable.

3. Variedad de tamaños y características especiales

Las serpientes tienen unos rasgos increíbles, por ejemplo, mandíbulas poderosas, fuerte musculatura anillada y pueden mudar y renovar la piel. Sin embargo, una de las características más llamativas de las serpiente es la variedad de tamaños que pueden tener.

El tamaño de las serpientes depende, obviamente, de la clase, su dieta y el clima en el que vivan. Suele pensarse que la serpientes arbóreas tienden a ser más pequeñas por necesidades de camuflaje y para poder sostenerse en los árboles. Sin embargo, vemos familias, como las boas, que también tienen hábitos arbóreos y pueden llegar a alcanzar tamaños colosales. Igualmente se supone que las constrictoras son las más grandes y, sin embargo, incluso las más pequeñas y venenosas tienden a asfixiar a sus víctimas.

La serpiente más pequeña, con poco menos de 10 centímetros, es la serpiente hilo de Barbados y las más grandes son las anacondas y las boas reticuladas, que pueden alcanzar los 8 metros de longitud y más de 100 centímetros de diámetro.

4. El veneno

serpiente 3

El veneno de las serpientes es quizá su característica más temida, razón por la cual se las caza indiscriminadamente y se les da muerte de inmediato, sin darle lugar a cuestionamientos ni preguntas. De la totalidad de especies de serpientes sólo un quince por ciento son venenosas, entonces ¿por qué este temor?

La razón es muy sencilla. El veneno de la serpiente tiene una doble función. La primera es paralizar o matar a la presa y la segunda es la de acelerar el proceso de descomposición para facilitar la digestión. Así, en la mayoría de ataques de serpientes a humanos, la principal preocupación de los médicos, después de contrarrestar el efecto del veneno, es detener la destrucción en los tejidos producto de las toxinas encargadas de la descomposición.

Dependiendo del tipo de veneno y de la cantidad, algunas mordeduras dejan como consecuencia la amputación de miembros o un deterioro considerable de la zona afectada. Por suerte, estos animales suelen ser tranquilos y solo atacan cuando se sienten amenazados, siendo los afectados normalmente personas que han terminado viviendo en zonas que, hasta hace poco, eran silvestres.